Fundas enfriadoras

Todas las bodegas recomiendan una temperatura de consumo de sus vinos albariños de entre 10º y 12º, y no solo eso, sino que además a nosotros nos gusta bien frío.

Para eso, lo mejor es tener siempre un par de botellas en la nevera, porque no se estropearán, y así las tendremos listas para consumir cuando queramos.

Pero ¿qué pasa cuando no tenemos el vino a la temperatura adecuada y ha llegado la hora de tomarlo? Ya en otra entrada os hablamos del enfriador ultrarápido de vino, una solución genial para salir de un apuro. Hoy os recomendamos que os compréis además una funda enfriadora.

Más que para enfriar un vino que está a temperatura ambiente (lo cual le llevaría más tiempo del deseable), es la solución ideal para mantener la temperatura de un vino que esté frío previamente. Así evitamos que mientras estamos disfrutando de la comida, el aperitivo, o lo que estemos haciendo, no se caliente el contenido de la botella. ¿Cuántas veces os habéis levantado a dejar la botella en la nevera entre copa y copa? Pues os recomendamos comprar una funda enfriadora.

Tiene varias ventajas:

  • Se mete en el congelador y te olvidas hasta que la necesitas. Vino helado cuando quieras.
  • Si te gusta el diseño, hay bastantes opciones llamativas
  • Son muy baratas.

Así que animáos, la última recomendación es que tengáis al menos 2, para evitar que una se descongele y no os llegue a una segunda botella de vino, en una comida con mucha gente, o en un día muy caluroso.